Pendiente

Existe una historia que muero por escribir desde hace mucho tiempo, una historia que podría empezar así:

"Erase una vez un anacoreta sin más futuro que el presente y sin más pasado que los recuerdos acumulados bajo su cama en una caja de cartón llena de cartas borrosas. Erase una vez un hada que no conocía el mundo y salió por primera vez en busca de respuestas, esas que sólo se hacen cuando la vida parece resumirse en días soleados y juegos inventados con las amigas del barrio."

La parte central hablaría del momento en que estos mundos opuestos colisionan, iría más o menos así:

"Un día cualquiera, en una estación cualquiera, de mañana o de tarde, no importa, ella lo encontró ensimismado releyendo el contenido de la caja bajo su cama, cuando el la vio, todo lo que sabía de la vida y de ese extraño sentimiento del cual no recordaba el nombre, caducó de inmediato gracias a su mágica compañía, su candor incomparable y su tierna inocencia, ambos sin saberlo se enamoraron de inmediato pues uno de ellos no sabía lo que era ese sentimiento y otro no lo recordaba."

El desenlace de la historia es muy triste como para imaginar una forma de maquillarlo, solo puedo terminar escribiendo:
Ella voló a cumplir deseos a otro océano, mientras el renovó las cartas bajo su cama.

Hoy, ayer y mañana


Hoy recordé el presente de un pasado tan distante, cuando sabía de tu existencia pero no te conocía, cuando te soñaba y esperaba sin saber tu nombre, aquellos años en los que sentía que llamarte era lo más adecuado, pero no sabía que número marcar.

Hoy, también recordé el pasado de un presente cercano, cuando apareciste para revolucionar mi existencia y convertirte en las tres cuartas partes de mi vida, una parte el amor de mi vida, otra, mi compañera en los altibajos de la vida y una tercera parte, la mujer fuerte, íntegra, tierna, amorosa que me lleva por el camino del bien cada día.

Hoy, asisto al futuro de mi presente y solo veo tu alegría iluminando mi vida, gracias por ser el verbo que conjuga mis días.


Te amo reina de mi corazón.


Mi amada es, entre las mujeres, como una rosa entre los espinos." 
 Cantares 2:2

Y hay otros días...

Y hay días que empiezan como todos y terminan como ninguno, días en los cuales sientes que tus pasos se dirigieron justo a donde Dios quiso que llegaran, hoy fue uno de esos maravillosos días.

"Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo".
Jer. 29: 11-13

Ojos profundos

Mirar aquellos ojos profundos, insondables, terribles, que presumo logran ver mi alma entera, escudriñar en mis pensamientos, que consiguen desnudar mis anhelos ante ti, que me descubren como en realidad soy. Esos ojos que me fascinan y aniquilan a la vez, representan una buena razón para tenerte presa en mis pensamientos, metida en mis pupilas, dibujada en mi corazón.

Me gustas tanto, amo mirarte, amo el temblor que siento cuando lo hago; verte es todo un espectáculo mujer hermosa, dulce, de gran corazón y mayor carisma. Eres un tesoro al cual un mortal simple y sencillo como el que escribe, difícilmente puede aspirar a tener entre sus brazos, pues estas lejana, como en un pedestal inalcanzable e insondable, toda tu con esa sublime belleza que te rodea por las mañanas y que te ilumina por la tarde.

Tu voz, esa que calma tormentas y suaviza tempestades, que vence los demonios que habitan en mí; esa voz tan rica en proteínas y ansiolíticos que sanan y fortalecen mi espíritu, me alegran la vida entera, me da la paz que necesito.

Apenas te conocía y ya te amaba.
Y tu voz, esa que extraño.

Not enough

Y sin más preámbulos aquí me tienen, regreso con malestar en los ojos, no por fatiga, la nariz congestionada, no por resfrío, y con el alma dolorida, la razón es obvia.

"Yo sé que mi Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo" (Job 19:25)

Me voy, me fui

Imaginé esto de tantas formas, algunas fantasiosas, otras trágicas y otras más gloriosas, pero al final resultó que iba a ser sin aplausos ni lágrimas, solo un adiós.

Amigos, extraños y de los otros, gracias a todos ustedes por leerme todo este tiempo, gracias por vivir a través de mis historias, gracias por hacerme sentir influyente algunas veces, y mortal muchas otras, gracias por soportar mis extensas ausencias.

Este blog termina aquí y hoy, no voy a restringir la entrada a nadie para que puedan leer el archivo las veces que gusten, pero ya no volveré a publicar más.

Cuando algo termina no se pregunten "¿Por qué?", sino "¿Para qué?", les aseguro que encontrarán respuestas más edificantes.

Los quiero, hasta siempre.
By: Stalmat

Azul nocturno

Cuando el tibio resplandor de la luna se asome sobre nuestros cuerpos, empezará nuestro ritual de amor, ceñiré tu cintura y te tomaré toda, haré míos tus muslos y le daré amor a cada centímetro de tu piel sobre la arena del mar. Aunque las estrellas supliquen algo de atención, continuaré reclamando tu sudor y nutriéndome de tu clamor apasionado.

Por la mañana, cuando el sol despida nuestra vigilia, te vestiré de besos y abrigaré tu corazón con un amor que aumenta, como la temperatura de nuestras noches a solas.

By: Stalmat

Místico

Tuve que convencerme por la fuerza de que eres un ser humano y no una criatura mística sacada de mis sueños, me resultó complicado persuadirme de que eres una mujer y no una de las doncellas de los bosques de kelp, un ser resplandeciente de belleza inmaculada.

Finalmente, llegué a concluir que realmente eres la unión perfecta de ambos mundos, eres la mujer más hermosa y tienes un alma resplandeciente de belleza; ¡maravilloso! eres real.

By: Stalmat

If I

... y cuando al fin se vio libre, consiguió partir de aquella senda de cemento que lastimaba sus rodillas, usó sus alas por primera vez desde que fueron quebradas, y el amor logró salir volando por entre árboles de acero.

Si volviera a nacer, cometería los mismos errores para encontrarte nuevamente.

By: Stalmat

Be

Que seas mi universo.

By: Stalmat - To: God