Cuando hablé con tus ojos

Hoy hablé con tus tiernos ojos, me contaron lo mucho que extrañaron los míos y cuánto me contemplaron en lugares donde nunca estuve, revelaron los secretos que tu corazón les confesó mientras soñabas conmigo y no dudaron en contarme las oraciones que tus dulces labios elevaron en favor de nuestro encuentro.

Les entregué todo lo que mi mente archivó durante tu ausencia y descargué tiernas miradas en aquellos brillantes ojos que tanto amo, sentí que mientras más decía, más enamorados se mostraban y me veían en silencio como gritando su amor.

"Ustedes pongan su atención en el reino de Dios, y recibirán también estas cosas".
Lucas 12: 31

Y hay otros días...

Y hay días que empiezan como todos y terminan como ninguno, días en los cuales sientes que tus pasos se dirigieron justo a donde Dios quiso que llegaran, hoy fue uno de esos maravillosos días.

"Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo".
Jer. 29: 11-13

Final feliz

En días inciertos como el de hoy, me gusta cerrar los ojos e imaginar un final feliz, disfrutar de el y sonreír con los ojos cerrados, los finales felices son posibles, todos tenemos uno en nuestro futuro, quizá no se parezca en nada al que soñamos, pero es un hecho que todos lo tenemos. El reto es tomar el camino correcto para llegar hasta el.

"Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos." Sal 139:16

Ojos profundos

Mirar aquellos ojos profundos, insondables, terribles, que presumo logran ver mi alma entera, escudriñar en mis pensamientos, que consiguen desnudar mis anhelos ante ti, que me descubren como en realidad soy. Esos ojos que me fascinan y aniquilan a la vez, representan una buena razón para tenerte presa en mis pensamientos, metida en mis pupilas, dibujada en mi corazón.

Me gustas tanto, amo mirarte, amo el temblor que siento cuando lo hago; verte es todo un espectáculo mujer hermosa, dulce, de gran corazón y mayor carisma. Eres un tesoro al cual un mortal simple y sencillo como el que escribe, difícilmente puede aspirar a tener entre sus brazos, pues estas lejana, como en un pedestal inalcanzable e insondable, toda tu con esa sublime belleza que te rodea por las mañanas y que te ilumina por la tarde.

Tu voz, esa que calma tormentas y suaviza tempestades, que vence los demonios que habitan en mí; esa voz tan rica en proteínas y ansiolíticos que sanan y fortalecen mi espíritu, me alegran la vida entera, me da la paz que necesito.

Apenas te conocía y ya te amaba.
Y tu voz, esa que extraño.

Not enough

Y sin más preámbulos aquí me tienen, regreso con malestar en los ojos, no por fatiga, la nariz congestionada, no por resfrío, y con el alma dolorida, la razón es obvia.

"Yo sé que mi Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo" (Job 19:25)