No existas por favor

Si no existieras todo sería más sencillo, dejaría de vivir entre la duda de volver, continuar siendo tu príncipe soñado o dejarte ir para siempre y olvidarme de lo maravillosa que era mi vida contigo cerca.
Como sea, rayos ¡cuánto te extraño!

Pendiente

Existe una historia que muero por escribir desde hace mucho tiempo, una historia que podría empezar así:

"Erase una vez un anacoreta sin más futuro que el presente y sin más pasado que los recuerdos acumulados bajo su cama en una caja de cartón llena de cartas borrosas. Erase una vez un hada que no conocía el mundo y salió por primera vez en busca de respuestas, esas que sólo se hacen cuando la vida parece resumirse en días soleados y juegos inventados con las amigas del barrio."

La parte central hablaría del momento en que estos mundos opuestos colisionan, iría más o menos así:

"Un día cualquiera, en una estación cualquiera, de mañana o de tarde, no importa, ella lo encontró ensimismado releyendo el contenido de la caja bajo su cama, cuando el la vio, todo lo que sabía de la vida y de ese extraño sentimiento del cual no recordaba el nombre, caducó de inmediato gracias a su mágica compañía, su candor incomparable y su tierna inocencia, ambos sin saberlo se enamoraron de inmediato pues uno de ellos no sabía lo que era ese sentimiento y otro no lo recordaba."

El desenlace de la historia es muy triste como para imaginar una forma de maquillarlo, solo puedo terminar escribiendo:
Ella voló a cumplir deseos a otro océano, mientras el renovó las cartas bajo su cama.

Sueño vespertino




Anoche mientas dormía me vi sentado junto a ella, estaba yo en un mirador relatándole una historia, aprovechando el tiempo para admirarla pues me encandilaba. Todo era perfecto, hasta el punto de llegar a pensar que era real cuando la besé, con el corazón acelerado y las piernas temblando (lo cual notó), todo parecía indicar que vivía una realidad, por que como suele suceder en el país de los sueños, tenía la esperanza de ser feliz junto a ella; mas finalmente y como si alguien pusiese algodón empapado con alcohol en mi nariz, desperté súbitamente y hasta cruelmente se podría decir; al principio no recordé donde había despertado pero poco a poco fui reconociendo las marcas de la realidad mezclada con el habitual dolor de cabeza matutino y las conversaciones silenciosas y decadentes de las personas que transitan por la calle.

Entonces comprendí que era un sueño, o un presagio quizás, o tal vez una señal del amor que debería buscar o recuperar.


___¿fue un sueño? espero que la respuesta sople a mi oído___

Me gustaría


Cuánto me gustaría que aún piense en mi, y que sea mi foto lo primero que vea cuando sus inocentes y brillantes ojos azabache se abren por la mañana, cuánto me gustaría que mientras peine su hermoso cabello interminable, sea mi imagen la que vea reflejada en el espejo ciñendo su cintura, que me dedique su primera sonrisa del día, recordando mis absurdas frases lanzadas sólo para hacerla reír.

No abandones nunca el amor y la verdad;
llévalos contigo como un collar. Grábalos en la mente
Proverbios 3:1

Hoy, ayer y mañana


Hoy recordé el presente de un pasado tan distante, cuando sabía de tu existencia pero no te conocía, cuando te soñaba y esperaba sin saber tu nombre, aquellos años en los que sentía que llamarte era lo más adecuado, pero no sabía que número marcar.

Hoy, también recordé el pasado de un presente cercano, cuando apareciste para revolucionar mi existencia y convertirte en las tres cuartas partes de mi vida, una parte el amor de mi vida, otra, mi compañera en los altibajos de la vida y una tercera parte, la mujer fuerte, íntegra, tierna, amorosa que me lleva por el camino del bien cada día.

Hoy, asisto al futuro de mi presente y solo veo tu alegría iluminando mi vida, gracias por ser el verbo que conjuga mis días.


Te amo reina de mi corazón, mi Nathalie.


Mi amada es, entre las mujeres, como una rosa entre los espinos." 
 Cantares 2:2

Años coloridos


El aura que desprendes me enamora, cuando te veo, tus colores se quedan atrapados en mi retina tanto tiempo que cuando dejo de verte el mundo se torna sepia, mis ojos están acostumbrados a sonreír cuando desfilas ante ellos y mis pupilas solo se dilatan cuando tu voz acaricia mis oídos.

Gracias por ser parte vital de mis amaneceres y el motivo de mis sueños.
Las muchas aguas no podrán extinguir el amor, Ni los ríos lo apagarán. Si el hombre diera todos los bienes de su casa por amor, Sólo lograría desprecio."
Cantares 8:7

Así te amo

Tal como eres, con tus virtudes y debilidades, así te amo.

Con la luz que desprendes para iluminar cada lugar que pisas, con tu carisma natural y tu don de alegrar a todo aquel que se cruce en tu camino, con el amor de Dios que muestras con tu forma de ser, con la inmensa dulzura con que me amas y realizas mis sueños, así te amo.

Con todas tus debilidades que ya no recuerdo ni importan, así te amo.

"Mujer ejemplar no es fácil hallarla;
¡vale más que las piedras preciosas!".
Proverbios 31:10

Cuando hablé con tus ojos

Hoy hablé con tus tiernos ojos, me contaron lo mucho que extrañaron los míos y cuánto me contemplaron en lugares donde nunca estuve, revelaron los secretos que tu corazón les confesó mientras soñabas conmigo y no dudaron en contarme las oraciones que tus dulces labios elevaron en favor de nuestro encuentro.

Les entregué todo lo que mi mente archivó durante tu ausencia y descargué tiernas miradas en aquellos brillantes ojos que tanto amo, sentí que mientras más decía, más enamorados se mostraban y me veían en silencio como gritando su amor.

"Ustedes pongan su atención en el reino de Dios, y recibirán también estas cosas".
Lucas 12: 31

Y hay otros días...

Y hay días que empiezan como todos y terminan como ninguno, días en los cuales sientes que tus pasos se dirigieron justo a donde Dios quiso que llegaran, hoy fue uno de esos maravillosos días.

"Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo".
Jer. 29: 11-13

Final feliz

En días inciertos como el de hoy, me gusta cerrar los ojos e imaginar un final feliz, disfrutar de el y sonreír con los ojos cerrados, los finales felices son posibles, todos tenemos uno en nuestro futuro, quizá no se parezca en nada al que soñamos, pero es un hecho que todos lo tenemos. El reto es tomar el camino correcto para llegar hasta el.

"Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos." Sal 139:16